Cacagénesis:


William Saroyan:
"Es sencillamente imposible insultar al género humano sin sonreír al mismo tiempo".







viernes, 21 de mayo de 2010

Camping



-Tejada F.-

Me acuerdo de un alemán panzudo y gruñón, con una inmensa caravana, vecino de parcela, que roncaba como si no hubiera Dios. Estuve meses escuchando ese terremoto en mi cabeza. Con 14 años, escuché a una pareja de ingleses –creo- follar gracias a la poca resistencia que ejercen las tiendas. Con esa edad y siendo un morchón pajillero, no perdí detalle. Recuerdo entrar en los servicios a la llegada –es lo primero que hacía de chaval- y descubrir que eran unisex. Que grande, eso era lo máximo, mis duchas se alargaban hasta quedar arrugado. Intentaba asomarme por las ranuras para ver a las guiris desnudas. Me jugaba el cuello literalmente para intentar cazar el pezón de una sueca imponente, no me enamoraba de ella, solo quería tirármela. Mi estrategia era rudimentaria pero implacable, primero localizaba su posición, una vez lo sabía, solo tenía que estar atento a que dijera de ducharse. Como era morchón pero no tonto, descubrí que estaba con sus padres, así que no podía acostarse tarde, por lo que aplicando una sencilla ecuación Coronel Tapioca-Quechua, debía levantarse y por tanto ducharse pronto, el rollo europeo, ya sabéis. Así que ahí estaba yo, a las 7 y media de la mañana haciendo guardia, con mi bolsa de aseo bajo el brazo y mi toalla del gran Oso Yogui, esperando que esa sueca entrara en los baños. Pero claro, la estrategia nunca salía bien, algo fallaba en el último instante y acababa frotándome las pelotas al lado de un escocés resacoso, cantando una balada de Tom Jones. Al menos no de era Celine Dion..
Pero eso es la vida de Camping, montarte historias rocambolescas, hacerte ilusiones sin fundamento, oler a barbacoa y poker nocturno. Desde entonces esa droga entró en mis venas y todavía hoy me acompaña, tal vez en la continua búsqueda de suecas de pantalón apretado, alemanes con serios problemas respiratorios y escoceses que agotan el whisky del market cada noche.

Anexo.

Este pequeño texto es una manera de deciros:

Tengo varias tiendas de campaña de varios tipos y tamaños.

Tengo mesas, sillas y plancha para asar etc.

Tengo coche (que le quito a nuestra colaboradora Mariro)

Conozco en playa y montaña según convenga

Así que…

básicamente hace falta la panceta y el Whisky…

4 comentarios:

  1. Yo pongo el Whisky...

    ResponderEliminar
  2. por dios vamonos a la naturaleza!yo colaboro con la dieta metirranea y lo que haga falta.
    :)

    ResponderEliminar